Novedades científicas

Filtrar por Categoría
Filtrar por Categoría

¿Puedo cumplir con los estándares globales de calidad que exige la industria alimenticia?

Hoy en día, observamos que la globalización de los mercados ha incrementado el intercambio comercial de cada alimento consumido, una situación que da como resultado la necesidad de implementar estrategias competentes que contribuyan a la inocuidad de los productos alimenticios.

Recordando que al hablar de inocuidad, nos referimos a “la característica que tiene un alimento de no causar daño a la salud del consumidor por efectos de algún contaminante”. Esta definición puede sonar muy ambigua, sin embargo implica todo un sistema de trabajo con el único fin de dar saludo y bienestar a cada uno de nosotros. Entre los factores que pueden amenazar la inocuidad de un producto se encuentran los contaminantes químicos (hormonas, antibióticos, plaguicidas, etc.), biológicos (virus, bacterias, etc.) y físicos (pedazos de metal, astillas, entre otros). Estas características, junto con las organolépticas, comerciales y nutricionales, constituyen los requisitos básicos que deben considerarse para acceder a los diversos mercados porque brindan un alto grado de confianza al consumidor.

Ahora bien en México existen normas asociadas a la inocuidad de alimentos, siendo dos los organismos que las regulan. El primero es para la parte primaria de la industria, que promueve la aplicación y certificación de los sistemas de reducción de riesgos de contaminación de los alimentos. Esto es a través del SENASICA, órgano desconcentrado de la SAGARPA. Podemos observar que a su cargo tiene el tema de reducción de riegos de contaminación en frutas y verduras, productos pecuarios (en el caso de la carne muy específicamente con el sistema Tipo Inspección Federal TIF), otras como las Buenas Prácticas en el Manejo y Envasado de la Miel y las Buenas Prácticas Pecuarias (leche y otros productos).

Para la parte de alimentos procesados, la dependencia es la Cofepris, que es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud. Se rige con la Norma 251, que se emitió en 2009, pero se puso en marcha en 2010. Ya contempla la aplicación de sistemas de gestión que cuiden la inocuidad como el HACCP. Se trata de una recomendación más formal, sin embargo todavía no es obligatoria (en México, la única parte obligatoria es para los moluscos y productos del mar).

El principal problema lo podemos observar en las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas del sector alimentario ya que aproximadamente el 20% “están aplicando o pensando aplicar” un sistema de gestión de inocuidad y calidad alimentaria; y otro 20% apenas se está enterando de cómo hacerlo; mientras que el resto no lo hace o no sabe sobre el tema. Ahora bien, lo que realmente marca la pauta o el punto de partida por el cual las empresas de alimentos deciden aplicar sistemas de gestión, equipos e instrumentación analítica de la más alta calidad y tecnología en sus compañías es el mercado al cual quieren llegar. Vemos que existe una brecha muy importante, y estamos hablando de procesadoras de alimentos, también en la parte de producción. Quizá los productos que han sido golpeados, en el sentido que se les han cerrado fronteras o han tenido algún problema con algún país, son los que se han fortalecido generalmente, aunque también están aquellos que no han hecho nada. De esta forma las que se han fortalecido y tienen ya un nicho muy específico de mercado, sea en Japón, Estados Unidos o la Unión Europea, ellos mismos buscan acceder a tecnologías de análisis más avanzadas, así como sistemas de certificación de forma voluntaria y que tienen que ver, como mencionábamos al principio, con lo que les exige el mercado.

Está claro que existen diversos sistemas de gestión, que se pueden aplicar de acuerdo con lo que les exijan los clientes a los que quieras llegar. Pero es un hecho que se trata de niveles más altos, pues además de cuidar la inocuidad, es necesario ocuparse de otros atributos de calidad  y del sistema administrativo que lleva la misma empresa de manera más integral. Y sé que es un gran esfuerzo poner un estandarte de calidad en los productos mexicanos y tratar de posicionar tu marca en el exterior, sin embargo es un esfuerzo que podemos superar de manera exitosa.

Si sabes en que nicho te enfocaras para expandir y posicionar tu producto y marca, pero aun no sabes por donde comenzar; que tipos de acreditaciones, o equipos e instrumentación de análisis requieres para cumplir con el principal objetivo: “no causar daño a la salud del consumidor por efectos de algún contaminante”, ven y contáctanos te apoyaremos en todo lo que requieras para alcanzar el éxito de tu proyecto, porque sabemos que puedes cambiar al mundo en Analitek…

Tu éxito es nuestra pasión

New call-to-action

Principio básico del kit Nextera flex
¿Por qué la importancia de la seguridad y calidad alimentaria?

About Author

Default Author Image
MC Antonio Camacho

Especialista de producto

Related Posts
Una propuesta para reducir el consumo del gas portador en tu cromatógrafo de gases (GC)
Una propuesta para reducir el consumo del gas portador en tu cromatógrafo de gases (GC)
Cromatografía de líquidos de alta resolución (HPLC); un desarrollo monumental
Cromatografía de líquidos de alta resolución (HPLC); un desarrollo monumental
HPLC Nexera Series un nuevo punto de referencia a la eficiencia
HPLC Nexera Series un nuevo punto de referencia a la eficiencia

Comment

Subscribe To Blog

Subscribe to Email Updates