COMIDA RAPIDA
19 oct
2017

¿Ya conoces de qué te debes cuidar antes de consumir comida rápida?

Debido a la alta demanda de comida “rápida”, la población consume con mayor frecuencia alimentos de baja calidad, lo que conlleva a una alta probabilidad de una higiene deficiente al ser manipulados en ambientes y lugares expuestos a microorganismos que causan enfermedades gastrointestinales. Existen múltiples microorganismos alrededor del mundo, causante de estas enfermedades, pero principalmente en nuestro medio son especialmente dos los más frecuentemente encontrados en alimentos contaminados o con una manipulación antihigiénica.

Empezando por staphylococcus aureus, es un estafilococo gram positivo que tiene como mecanismo de acción, estimular un gran número de células T, generando enterotoxinas quienes son las que producen, en sí, la gastroenteritis.  Este estafilococo es incapaz de crecer en bajas temperaturas,  por ello, con frecuencia se encuentra en alimentos que no se refrigeran, que se mantienen en cocinas calientes o al aire libre.

Su mayor característica, es la aparición de síntomas, de 1 a 6 horas después de la ingestión. Involucrando síntomas de nauseas, dolor abdominal, vómitos, diarrea, fiebre, dolor de cabeza y fatiga. Su tratamiento, es simplemente sintomático, a pesar de ser una bacteria, no requiere un antibiótico para quitar el malestar.

Otro patógeno importante reconocido en nuestro medio, es la Salmonella spp. Existen más de 2,200 serotipos de esta bacteria, pero el más frecuente es el antes mencionado. Su tiempo para presentar los síntomas es mayor que en la infección estafilocócica, es de 8 a 48 horas, y la enfermedad dura alrededor de 7 a 15 días.

Los pacientes que son afectados con esta bacteria, son consumidores de pollo y huevo mal cocido, o que fueron manipulados con  una higiene deficiente previo al consumo. Se presentan con cólicos, dolor abdominal, fiebre (39-40º), escalofrío, dolor de cabeza y de articulaciones, diarrea abundante con sangre y moco.

Para ambas enfermedades, afortunadamente, existe la Ley FSMA, que se encarga de la inocuidad alimentaria, evitando este tipo de enfermedades 100% prevenibles. Es cuestión de organización y adaptación de su servicio de alimentos y de cultura higiénica en el consumidor para lavarse las manos previas y posteriores a consumir los alimentos. También, en ambas, es necesario, acudir a valoración experta por médicos, para evitar la automedicación.

New Call-to-action

Alimentos
Compartir:
Sobre el Autor
Sofía Ramos
Sofía Ramos

Gerente de ventas LSG

El contenido de esta publicación es brindado por el autor y no representa la posición de la empresa respecto al tema

Comentarios