BUENAS_PRACTICAS_DE_LABORATORIO_COMO_SURGIERON_Y_CUALES_SON_1.jpg
05 ene
2017

Buenas prácticas de laboratorio: ¿Cómo surgieron y cuáles son?

Un laboratorio debe ser certificado para crear resultados exitosos mediante practicas seguras y eficaces, pero ¿Cuáles son las buenas prácticas de laboratorio? ¿Quién las establece?


Actualmente hay distintas organizaciones como la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos), FDA (Food and Drug Administration) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) que establecen la mayoría de las practicas que se deben seguir en un laboratorio. Ellas planifican y regulan cada una de las condiciones bajo las cuales se debe administrar un laboratorio.

 Las organizaciones no solo verifican los resultados si no también si llegase a existir algún riesgo constante en el laboratorio, para documentar si puede prevenir algún accidente que resulte inseguro para la vida del personal.

 Las normas que regulan las buenas practicas de laboratorio fueron creadas en 1972 en Nueva Zelanda y en Dinamarca, que más adelante fueron introducidas a Estados Unidos tras reportarse varios problemas con farmacéuticas con la FDA. Por lo que varias organizaciones se unieron para crear el manual de Buenas Practicas de Laboratorio (GLP)

 Las GLP contienen cuatro principios de donde parten todas sus normas:

  1. Instalaciones adecuadas: El laboratorio debe cumplir con todas las normas de seguridad que apliquen para el trabajo que ahí se realiza

  1. Personal calificado: Se debe proporcionar capacitación continua para garantizar que el personal conoce la técnica y sabe utilizar el equipo o material empleado

  1. Equipo adecuado y calibrado: Se debe dar mantenimiento continuo a los equipos para garantizar su correcto funcionamiento y calibrarlos de forma regular

  1. Procedimientos estándares de operación (SOPs): Procedimientos escritos, los cuales deben ser lo suficientemente claros para que cualquier persona que trabaja en el laboratorio pueda seguirlos al pie de la letra. De esta forma se garantiza que todos los técnicos trabajan bajo las mismas directrices

 
Las normas de seguridad por lo tanto son de alta importancia para poder evitar un resultado erróneo en cualquier proyecto que se proponga.  Es por eso que se debe anotar los resultados en forma estandarizada, etiquetar cada muestra recolectada en su empaque original, utilizar siempre material de vidrio limpio, nunca calentar material de vidrio calibrado, cada reactivo deberá ser certificado, cuando sea posible realizar muestras de duplicado y realizar chequeos de rutina por una persona calificada externa al laboratorio para evitar sesgos de fiabilidad.

 Sin importar que el laboratorio donde se labore esté o no certificado se deberá cumplir con toda medida posible para proteger al personal de cualquier evento inseguro como el uso de guantes, bata, conocer etiquetas toxicas o de material peligroso.

New Call-to-action

 

La vida en el laboratorio
Compartir:
Sobre el Autor
Sofía Ramos
Sofía Ramos

Gerente de ventas LSG

El contenido de esta publicación es brindado por el autor y no representa la posición de la empresa respecto al tema

Comentarios